Towin Tola, el nacimiento de la noticia (29/10/08)

El diplomado en periodismo Alejo Merino tiene contrato con una entidad protegida cuya dirección es para él un misterio. Su oficio consiste en inventar diálogos. Beneficios pagados por 1442 caracteres con espacios publicados (Arial, tamaño 10, sin márgenes) retribuidos a principio de dos kilos de carne de vaca refutados bajo sello de garantía por empresas alimenticias con sedes en países del Este. Su único contacto con el lugar es una base de datos con cerca de 1700 empleados registrados, a la que accede poniendo el número de transaminasas de su último chequeo médico. Desde 2002, el diplomado en periodismo Alejo Merino, manda todas las semanas al menos cinco diferentes versiones de un mismo diálogo cuyos protagonistas siempre son L´amator Base y Towin Tola, bajo título pactado y únicamente modificable en su fecha: “Towin Tola (Una entrevista de L´amator Base) (././….)”. Cuando los resultados se dan oportunos, Alejo Merino recibe un correo electrónico con cuenta wanadoo, extinguido de inmediato a efecto del envío. En dicho correo figura una clave de diez dígitos (pongamos: UC15dfe21Z), más la dirección que avalará el cobro, variable según la hora. Una vez enviada la clave al destino elegido, en fecha no superior a nueve días, Alejo Merino recibe en su domicilio los kilos de carne de vaca correspondientes a su trabajo publicado en cualquier semanal de cualquier rincón del mundo.

.

La aportación a este texto autobiográfico es una “semejante criatura” de obra y causa Patxi Melgarejo Muñoz

No Comments Yet.

Leave a Reply