El conciliador

0 Permalink

Tras el regreso del hospital vine a parar a una casa donde, desde que fue dada mi llegada, he de cuidar de una mujer loca. En un principio no me suponía reparo alguno. Mi oficio era hablar. Procurar que el engendro que nacía de ella manejara nuevos puntos de vista, en la medida de lo ...