El doble filo de la lucidez (y eso de dar las gracias)

Poco sé y, en los momentos en los que una especie de antorcha se enciende en el interior de mi cráneo, me desconcierta. Juega conmigo a hacer de ella, en lugar de luz, objeto. Algo inasible que causa la ilusión de ser cogido, cazado por las zarpas del gato viejo que uno es. A veces ...