Como quien besa un labio muerto antes de acostarse (18/01/10)

Hay varias cosas encima de la mesa. He pensado que podría enumerarlas. Voy a ir de cerca a lejos, primero hay un cenicero de agua con colillas, luego un pañuelo de tela blanco arrugado, más allá está mi impresora -un amor quizá algo extraño, pero nada comparable al de otras especies de animales-. A su ...