Cuentos de ceniza, por Marisa Bou (legado artístico y sentimental)

Uno. Demasiada luz. Me gusta este silencio. Es una delicia, después de toda una vida de ruidos. Debe ser porque aún es temprano. Pero en cuanto abran las puertas al público se romperá el hechizo: los pasos de los deudos de todos esos muertos que ocupan las distintas salas, resonarán sobre el suelo de mármol. Se ...