El cielo de san Petersburgo

Descubro subrayado en un Umbral de hace veinte años en mí (57 aproximadamente en Francisco Umbral) que Ignacio Aldecoa era más poeta en sus cuentos sobre poceros que muchos poetas en sus lirismos amanerados. Más abajo el viejo Aldecoa suscribe el epitafio del maestro: Un cuento o es un riesgo que se corre o no ...