Antigua crónica en la que olvidé mencionar la posible entrega pederasta de Juancho Armas-Marcelo (25/08/10)

No me extraña que la gente no me quiera, si es que uno se mete (por sentido de la justicia -en este caso personal y correspondiente a 1998, y en plan Charles Bronson, esto es, sin abogacía de por medio, o eso se cree-) en unos fregaos... . Cuando me desperté, Armas Marcelo todavía estaba allí. En ...

Notas facebookeras de Abril (2º mitad)

Uno emprende el camino hacia el estanco decepcionado con uno de sus ídolos literarios y su Maldición gitana, cansado del horror vacui del Pynchon de Al límite, poniendo fe en Nog, pero con clara sed de Onetti. Mi barman me dejó. Bebía más que yo. Hoy corta pollo en una cadena de alimentación. No sólo ...